lunes, 9 de enero de 2012

Los gigantes de Mont'e Prama

El 23 de noviembre de 2011 se inauguraba en el Centro di Restauro di Li Punti, en Sassari, la Exposición "La pietra e gli eroi", en la que se presentaba al gran público, después de varios años de restauración, el conjunto escultórico de los "gigantes" de Mont'e Prama. Este conjunto escultórico, perteneciente a la cultura nurágica, se considera la muestra de escultura de bulto redondo más antiguo del Mediterráneo Occidental, anterior incluso a los kuroi del arcaismo griego.

El área arqueológica de Monte'e Prama se encuentra en la población de Cabras (Oristano, Cerdeña). Es un territorio rico en asentamientos nurágicos, cultura genuinamente sarda de la Edad del Bronce temporalmente ubicada entre el siglo XVII aC., aproximadamente, hasta casi el siglo III aC., ya en plena época romana. Al norte de la región se situa el importante asentamiento fenicio de Tharros, que posteriormente sería también colonia púnica y romana.
El primer hallazo de Monte'e Prama tuvo lugar en 1974, cuando al relizarse tareas de arado en el paraje de Sinis, un lugareño encuentra una cabeza y algunas piezas trabajadas de piedra. El revuelo suscitado por el hallazgo en la prensa local fue seguido por una investigación de campo para determinar su alcance. A partir de 1977 se hace cargo de la investigación la Soprintendenza Archeologica y la Università di Cagliari, organizandose una excavación sistemática del área.
Los trabajos de excavación definieron en el lugar una necrópolis de tumbas en forma de fosa, cubierta por un nivel de derrubios constituidos por fragmentos de piedra calcarea pertenecientes a estatuas. La necrópolis está limitada en tres de sus lados por lastras de piedra clavadas verticalmente en el suelo, definiendo un ámbito en el que se excavan las tumbas, las cuales contenían restos humanos en posicion fetal. Los trabajos de excavación sacaron a la luz una necrópolis compuesta por 33 tumbas y más de 5.000 fragmentos escultoricos. Las tumbas son del tipo fosa con sección circular irregular, con un diámetro de 60-70 cm. y una profundidad de 70-80 cm., excavadas y posteriormente vueltas a rellenar. Ninguno de los cuerpos está acompañado por un ajuar funerario, excepto una de ellas, la tumba 25, que albergaba un escarabeo egipcio o egiptianizante del tipo hycsos, datable en el siglo VII aC. El análisis antropologico de los restos oseos revela que se trata de individuos pertenecientes a ambos sexos, con una edad compredida entre los 14 y los 40 años.
De los restos escultóricos se pueden identificar 15 cabezas, 22 bustos, 89 brazos, 64 piernas, 772 fragmentos de escudos. Del examen de estos restos se evidencian dos grandes grupos de esculturas: figuras humanas y modelos de nuragas. Las figuras humanas está a su vez repartidas entre tres tipologias principales: arqueros (7), luchadores (15) y guerreros (3), que por estructura y estilo se relacionan con los bronces nurágicos. La altura original de las estatuas oscila entre los 2 y los 2,5 metros. También se encontraron algunos betilos (tipo oragiano).
Es difícil encontrar similitudes de los gigantes de Mont'e Prama en la estatuaria de esta época en el Mediterráneo. En la búsqueda de paralelismos estilísticos se enfrentan varias posiciones, que divergen entre ellas en cuanto a poner un mayor o menor énfasis en la autoctonía de las estatuas. No existe tampoco acuerdo en datar este grupo escultórico, aunque se apunta un margen temporal entre los siglos VIII-VII aC, retrasándose incluso al siglo IX aC.
La relación entre la necrópolis y las estatuas es también un núcleo de discusión entre los arqueologos. Algunos de ellos ven una estrecha relación entre las tumbas y las esculturas, considerándose que se trataba de una especie de necrópolis-santuario, en el que se celebraba las gestas de una aristocracia gentilicia o clánica. Otro grupo de investigadores consideran que la necrópolis fue solo un lugar ya no utilizado en el que se depositaron un conjunto de restos estatuarios destruidos y abandonados. La discusión sigue abierta. Tan solo se añadió recientemente, durante el proceso de conservación, el dato que las estatuas fueron destruidas intencionadamente.
Para datar el nivel de destrucción de los gigantes se cuentan con algunos elementos. El témino post quem nos lo proporciona el escarabeo de la tumba 25, mediados del siglo VII aC. En el nivel de destrucción aparecen varios elementos mezclados con los fragmentos de estatuas, como son una fíbula de bronce del siglo VII aC. o diversos fragmentos de cerámica de barniz negro del siglo II aC. Sin embargo, en la base del nivel de destrucción se encontró un fragmento de ánfora púnica, fechable en el siglo IV aC., que permite definir el término ante quem en el que tuvo lugar el sellado de la necrópolis por la destrucción del conjunto escultórico.

El proceso de restauración de los gigantes comenzó en 2007, en el centro de restauración de Li Punti. Después de cuatro años, se han reconstruido en toda su grandeza y belleza dieciseis púgiles, cuatro guerreros, cinco arqueros y trece modelos de nuragas, monotorre y polilobuladas, además de una importante cantidad de artefactos de piedra, de diversas dimensiones y formas.
El futuro de la unidad del conjunto es incierto. En principio se ha decidido que se reparta entre el Centro de Restauración de Li Punti, el Museo Cívico de Cabras y el Museo Arqueológico de Cagliari. La intención es que todo el conjunto de Mont'e Prama regrese a Cabras, su lugar de origen, cuando se amplie convenientemente el edificio del Centro Cívico para albergar este valioso patrimonio arqueológico.

Referencias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada