domingo, 4 de diciembre de 2011

Se han descubierto en los pantanos de Cambridgeshire seis embarcaciones y cientos de objetos intactos desde hace 3000 años.

Seis canoas talladas en sendos troncos de roble se encuentran entre cientos de objetos, intactos desde hace 3.000 años, que han sido descubiertos en los pantanos de Cambridgeshire (Este de Inglaterra).
La escala, la calidad y el estado de los objetos, la colección de la Edad del Bronce más grande que jamás se haya encontrado en Gran Bretaña, ha asombrado a los arqueólogos, y eso que apenas se ha excavado una fracción el yacimiento.
Han sobrevivido al tiempo fragmentos de tejido únicos, cestos de mimbre y enmanges de madera. Hay incluso contenedores de alimentos, incluyendo un bol con una cuchara de madera todavía incrustado en el contenido, analizado como estofado de ortiga, que pudo haber sido un plato común en el año 1000 aC. Las embarcaciones -dos de los cuales llevan una decoración inusual- se encuentran en buenas condiciones, pudiendose observar con nitidez la rugosidad de la madera y su color, así como los rastros de reparaciones por sus propietarios.
David Gibson, jefe del departamento arqueológico de la Universidad de Cambridge, explicó que los descubrimientos eran de importancia internacional… “One canoe would be great. Two, exceptional. Six almost feels greedy”. Mark Knight, director del proyecto, agregó: “We talk about bronze age landscapes and it always feels as if we’re looking through a very narrow window, with the curtains partly drawn or slightly misted over. Now it’s as though someone’s opened the windows and we’re seeing so much more”.
La conservación de los artefactos ha sido posible porque estaban inmersos en capas profundas de turba y sedimentos. Cuando estas capas se levantaron … “it’s as if 3000 years never happened. The softest, wettest deposits ensured that past activity has been cosseted”, dijo Knight.
Los artefactos estaban sumergidos en antiguos cursos de agua a lo largo del borde meridional de la cuenca del Flag Fen, tierra que durante miles de años fue afectada por fluctuaciones del nivel del mar. Siguiendo el ejemplo del drenaje de tierras pantanosas de los holandeses en el siglo XVII, hoy en día la región al este de Peterborough es accesible. En el paisaje de la Edad del Bronce -expresó Knight- se podría haber caminado a lo largo de las orillas de la cuenca inferior Fenland y del Mar del Norte para cazar ciervos en época romana, y remontar por Peterborough, pudiéndose observar desde allí una vasta extensión de humedales de turba y pantanos de juncos.
A nivel del suelo, no había indicio de la existencia de los artefactos porque su ubicación eran tan profundas -cuatro metros bajo tierra- que no había sido registrado por el radar aéreo u otros medios de exploración.
A lo largo de 150 metros de un tramo de canal de la edad de bronce del rio, se ha encontrado el ejemplo mejor conservado de la vida en un río en época prehistórica. Hay vertederos y trampas para peces en forma de grandes cestas de sauce, además de fragmentos de prendas de vestir con dobladillos ornamentales hechas de corteza fibrosa y joyas, incluyendo cuentas verdes y azules. Se encuentra una amplia muestra de objetos metálicos, incluyéndose espadas de bronce y lanzas, al parecer, algunos lanzados al río en perfectas condiciones, posiblemente como ofrendas votivas.
Uno de los barcos es de 8,3 metros de largo; el más pequeño de un poco más de cuatro metros. Los hallazgos revelan cómo, con el aumento del nivel del agua en la Edad del Bronce, la gente debió de adaptarse a un entorno de humedales, utilizando los ríos para el transporte, viviendo de lucios, percas, carpas y anguilas. La distancia a la que pudieron viajar con los barcos de registro no está claro. Aunque era poco probable que se hayan utilizado en el mar, una de las espadas encontradas es de un tipo que se encuentran asiduamente de la Edad de Bronce del norte de España.
Una vez recogidos del Fenland, los artefactos deberán ser conservados antes de su exhibición pública. Knight comenta: “Often at an excavation, it takes much imagination for it to become apparent. This site doesn’t need that. It’s intact. It feels as if we’ve actually caught up the [bronze age] people. It feels like we’re there”.

Fuente: The Guardian (4/12/2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada